gallery/foto escuela
gallery/img_0937

PERIODO DE ADAPTACIÓN.

Hacia la edad de tres años el niño está preparado para ampliar su mundo. A esta edad el niño descubre que su familia se incluye en una comunidad más amplia. La relación con ese mundo colectivo ampliado facilita el desarrollo de todo su potencial interno. El niño comienza a  buscar, entonces, la relación con sus iguales. El paso de la familia a la escuela necesita de un período de adaptación para que no resulte traumática. Debemos garantizar un paso armónico, dando prioridad a la emoción (moverse hacia) del niño como expresión de vida.

 

-Fase de inicio: no nos conocemos, ni conocen el espacio....por lo que es el momento de conocer el espacio y la realidad cotidiana en un grupo heterogéneo. La criatura es acompañada de su figura de referencia (recomendamos que sea el padre por el momento evolutivo en el que se encuentran) que está junto a ella en todo el espacio durante un período de tiempo a determinar por las profesionales. Tomar en cuenta que no le falte nada de lo que se ha pedido traer, aprovechando estos momentos para ordenarlos y dar unas pautas (los objetos que se traigan de casa se quedan en la entrada...).

- Fase de desarrollo: En esta fase se dan momentos diferenciados. En la primera, la familia está en un espacio contiguo al espacio general, separada de la actividad de las/os niñas/os; la pequeña conoce bien el camino y sola o bien con la ayuda de la acompañante acude a ella a refugiarse y a reasegurarse, (es muy importante que tengan la posibilidad de reasegurarse) para así volver a separarse para ir descubriendo e investigando el mundo que la rodea.

En la segunda, poco a poco, cuando se va viendo oportuno, la figura de referencia de casa empieza a irse un rato. Alargando cada vez más el tiempo de separación siempre y cuando la aceptación sea positiva. Es muy importante durante esta etapa el vínculo que se establece con la acompañante como puente entre los padres y el mundo social. La confianza, el contacto, la seguridad de la educadora es primordial para crear asentamientos positivos.

-Fase final: En cada uno de los momentos anteriores la/el niña/o va quedando más segura/o, incluso necesita menos la figura de la acompañante cerca, ya que se relacionará mas con sus iguales y participará más en las actividades. Finalmente ya no será necesaria la figura del padre-madre durante el espacio de tiempo que dura la jornada escolar.

Tras este proceso, puede ocurrir que vuelvan a pedir que estén el padre o la madre, lo que interpretamos como parte del proceso personal de la criatura que necesita reasegurarse antes de lograr una mayor autonomía.

gallery/laguntza (large)
gallery/sam_3527
gallery/logo
gallery/dsc01287

Preparación para la salida: 

Al igual que cuidamos la adaptación en la entrada en Infantil o Primaria, también se tiene en cuenta la salida al acabar la Primaria en Ur Tanta Eskola- Por ello se prepara al niño o niña que va integragrarse en sistema educativo convencional.